+34 910 119 760 info@expresscitytour.com

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login
+34 910 119 760 info@expresscitytour.com

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

El poder de los libros

En el Monasterio de El Escorial se encuentra la Real Biblioteca del Escorial, de estilo renacentista construida por órdenes de Felipe II, un rey que conocía bien el poder de los libros y buscaba con esta iniciativa controlar la producción de libros en la época. Conocida como la escurialense, era una de las mayores bibliotecas del mundo de su época.

Las bibliotecas eran una muestra de poder del monarca, su capacidad para adquirir ejemplares le confería poder sobre los intelectuales y conocimiento sobre diferentes temas que le permitían tomar mejores decisiones.

Más allá de controlar lo que decían los libros y favorecer aquellos autores que más le interesaban al monarca, la intención con esta biblioteca era competir con la biblioteca vaticana en grandeza, es por ello que el propio Rey adquirió muchas obras de distintas expresiones artísticas y se nutrió de las bibliotecas de nobles de la época. El actual espacio conocido como Salón Principal acogió todo y cuanto pudiera servir a una biblioteca, desde salas de estudio y de trabajo científico: dibujos y grabados, retratos de ilustres personajes, instrumentos científicos, mapas, esferas, reproducciones de fauna y flora, etc.

Los primeros libros llegaron en 1965, seis años antes de que el edificio comenzara a ser habitado, el primer lote estaba compuesto por 42 libros al parecer se trataba de duplicados que habían en palacio. Poco a poco se fue nutriendo de más y más libros, libros a los que solo el monarca tenía acceso. Colecciones infinitas de libros, entre las cuales encontramos una de más de 500 ejemplares en códigos árabes y griegos. Felipe II se llegó a conocer como el “enterrador de libros“.

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies